Los drones han revolucionado la forma de enseñarnos las cosas. Han sustituido a grúas y sistemas de alzado tremendamente complicados y de costes muy elevados. El coste y la logística se han reducido notablemente. Estos pequeños ingenios son el último grito en sistemas de captura de vídeo. Con ellos podremos hacer tomas que hasta ahora eran impensables.